MaX DoNosO SaInT: UN foTóGRafO eN eL FIn Del mUnDo

Publicado: marzo 19, 2007 en MEmbITA, ENtRe La MOdeRNidAD y EL olVIDo

foto_chiloe_1.jpg iglesia3.jpgFotos: MAX DONOSO SAINT

Luego de plasmar templos en la zona norte y centro del país, el gráfico trabajó en la elaboración del libro sobre las iglesias del sur, entre ellas, las chilotas.

GABRIELA MAYORGA OYARZO / Fotos: MAX DONOSO SAINT

TEMPLOS. La majestuosidad y belleza de los templos del Archipiélago -como el de Nercón en la gráfica- se ven reflejadas en el libro “Las Iglesias del Fin del Mundo”.

Bien dicen que las imágenes valen más que mil palabras. Así lo demuestra el fotógrafo Max Donoso Saint (46), a través del trabajo que realizó en conjunto con la Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé, en el libro recientemente publicado y que lleva por título “Iglesias del Fin del Mundo”.
En efecto, este artista recorrió durante tres meses estas “remotas tierras”, como él mismo define. Con su cámara, dio vida a una amplia cantidad de imágenes de algunos majestuosos templos que se alzan en el sur de Chile.

RESCATE

La iglesia de Ultracautín, frente al poblado de Lautaro en la Novena Región, la iglesia Sagrado Corazón de Jesús de Puerto Varas, la de Carelmapu o la de Nuestra Señora del Patrocinio de Tenaún -Patrimonio de la Humanidad- son sólo algunas de las que plasma en las más de doscientas páginas que componen el libro, el cual corresponde al tercero de una trilogía. Los anteriores en que los que se involucró, tanto como en este último, fueron “Iglesias del Desierto” e “Iglesias y Capillas del Valle Central”.

Uno de los principales temas de interés para Donoso es el patrimonio cultural, al cual pudo acercarse íntimamente en la realización de las Iglesias del Fin del Mundo.

“Decidí contactarme con la Fundación para coordinar aspectos de la producción del libro; información de las iglesias, cuáles eran y dónde estaban. Y encontré una gran acogida y un gran apoyo logístico. Me recibieron con las puertas abiertas y me ayudaron en todo lo que necesitara”, relata.

Por otra parte, destaca a la entidad con la cual trabajó. “La Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé es una institución que no sólo ha desarrollado una notable labor de recuperación y restauración de las iglesias, sino también de la difusión de este patrimonio en todo el mundo con un espíritu y generosidad que debiera ser modelo para otras instituciones”, sostiene.

Otro de los aspectos que resalta, es la relación existente entre la religión y sus comunidades, a través de sus fiestas patronales. “La gente participa en cada una de las celebraciones. Sobre todo en el norte de nuestro país, la festividad reúne por única vez a todos los habitantes del pueblo”.

Y en Chiloé no fue distinto, ya que el objetivo central de la fundación era mostrar a los templos como patrimonios vivos, un lugar que se sobrepone a la globalización y que mantiene sus costumbres. “Hay un montón de cosas por hacer aún en cuanto a la restauración de las iglesias”, comenta. Aunque también, añade,”Chiloé conserva ese carácter de lugar remoto y único. Parte esencial de su identidad isleña es el hecho que uno tenga que trasladarse en transbordadores y lanchas”, puntualiza, no descartando otros proyectos junto a la entidad.

“La fotografía es un oficio”

El camino recorrido por Max Donoso no ha sido menor. Siendo tan sólo un niño, empezó a dedicarse a su pasión.

“A los 11 años tenía una cámara y luego a los 17 una mejor, con la que empecé a fotografiar a mis amigos, viajes, y todo mi entorno, en blanco y negro”, cuenta.

TRAYECTORIA

Para él, la fotografía es un oficio como cualquier otro “que se aprende haciendo, y sobre todo, aprendiendo a mirar, a conocer la luz”, añade.

Es así como nunca más paró. Algunos de los trabajos de este fotógrafo autodidacta, han sido exhibidos en la galería Kismet en Nueva York, en el 2003. Durante ese mismo año, expuso en el Centro Cultural de México en Washington DC y en la embajada de Chile en Washington DC. Posteriormente, en Nueva York participó en el libro Sky Gardens (2004).

Es autor del libro “Parques y Jardines de Chile” (1997), y colaboró en las fotografías del libro “Cousiño, Huellas de la Familia” (1999). Además, participó junto a otros fotógrafos en los libros “Casas de Campo Chilenas” (2004).

También, se desempeño como corresponsal extranjero en Santiago en la década de los ’80, y publicó fotografías en importantes revistas, tales como el New York Times, en el año 1984 y 1985, y en la revista francesa Photo, en el ’86.

Ya en el 2002, algunas de sus obras aparecen en la revista francesa Madame Figaro, y en el año siguiente en la revista americana House & Garden y Landscape Architecture.

“Estoy realizando varios proyectos relacionados con mostrar y poner en valor temas que tienen que ver con nuestra identidad y nuestro patrimonio cultural”, cuenta. Esa es la principal temática que inspira a Donoso, y que lo llevó a crear las Iglesias del Fin del Mundo.

Anuncios
comentarios
  1. barbadepalo dice:

    saludos compañeros desde un nuevo blog de información político popular para Chiloé….

    http://www.barbadepalo.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s