Al RitMo dEL Re-GetÒn

Publicado: diciembre 7, 2006 en MEmbITA, ENtRe La MOdeRNidAD y EL olVIDo

LAs eSTaCiOneS dEl OLviDO

trenes_grande1.jpg

Saben en qué se parece un tren a un vaso de vino?, a que en Chiloé hubo un tren y que con el vino, todo se olvida. Así comentaba un antiguo feriante de la comuna de Ancud. Éste en sus tiempos mozos fue soldador, impulsado por su padre a trabajar en esta empresa, una de las de mayores hitos de progreso en la isla. Con su caña de vino en la mano, su mirada se perdía al recordar. “Tantas historias” decía, “tantas”. Decía que el tren era tan lento que se podía bajar, orinar y subirse de nuevo estando éste en marcha, que soltaba tanta chispa que tenían que baldear las casas con aguas cuando pasaba por la ciudad.

“No, estos cabros no tienen idea”, decía, mientras el regetón reventaba los parlantes afuera del bar, “estos cabros se dedican a puro tomar y gueviar, que les va importar que tuvimos tren”.

Así es, en el año 1912 Chiloé se unió a la extensión de la via ferrea que llegaba hasta Puerto Montt. Impulsado principalmente por comerciantes y medios de comunicación, se incorporo este sistema de transporte que conecto por casi 40 años a Ancud y Castro. Pero al abrirse los caminos y por falta de mantención, el tren poco a poco fue destituido. Ya con el terremoto del 60, sus piezas volaron y sus rieles retorcidos hasta desaparecer.

En ese tiempo existieron 10 Estaciones a lo largo de su trayectoria, pero poco y nada se saben de ellas. Hoy en Ancud, entre el fullfresh y el Becker, entre los puestos de ropa americana y el edificio de SAESA, si allí en calle Prat, permanece intacta (claro que con sus años ), la que fue la estación de trenes de esta comuna. Si, todavía permanece en pie la estación de trenes, hoy ocupada por una zapatería y un local donde venden y cargan baterías, y por su puesto, ocupada por sus antiguos habitantes que por generaciones han vivido ahí. “A mi no me han dado plata ni pa´ pintura, todo a sido por cuanta propia”, decía una de las tantas personas que han habitado la estación “y no me saques fotos, yo no apoyo a la estación, lo viejo hay que olvidarlo”, agregaba con un aire de repudio porque Monos de Monte estaba interesado en la estación.

Hoy camuflada con pintura, ni siquiera tiene un recordatorio, proclamándose para su progresiva desaparición, y por que no decirlo, destrucción. Quizás más adelante sea un Mall o un terminal de micros, pero ¿no seria mejor darle el reconocimiento y el trato que se merece como se lo dieron a hotel Nilsen, porque paso neruda por sus piezas?, por qué no?. pero claro que no sea solo una chapita, sino una restauración completa y que perdure, por qué no?, si es la unica estacion que permanece en pie en Chiloé.

Para un futuro museo de la historia viva de nuestra comuna y de Chiloé, un reconocimiento a las abatidas estaciones de trenes de Chiloé, porque un pueblo sin historia, es un pueblo ignorante.

imag0017.JPGimag0019.JPGimag0010.JPGimag0013.JPGimag0011.JPGimag0020.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s